Entró a robar a una obra y se llevó hasta el inodoro

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

«Señor, disculpe, ¿lo que lleva en el baúl es de su propiedad?» fue la pregunta que un policía de Río Gallegos le hizo a un hombre antes de detenerlo, por tener elementos que había robado momentos antes de una obra en construcción.

El diálogo fue corto y tuvo lugar en horas de la noche del domingo, apenas minutos después que una mujer denunció que, personas hasta ese momento desconocidas, habían roto las cadenas y candados del tejido de acceso del predio de una obra en construcción ubicada en la esquina de las calles Zapiola y Fernández, en el barrio Náutico de nuestra ciudad capital.

Todo tuvo lugar cerca de las ocho y media de la noche, un albañil que circulaba por la zona y que casualmente trabaja en la obra, vio a un Nissan Tiida color blanco salir del lugar en actitud sospechosa. Ante esto, el hombre se acercó y dio cuenta de los daños en el acceso y el faltante de varios elementos, entre los que había herramientas y objetos de grifería prontos a colocarse.

El albañil alcanzó a ver el auto y anotar la patente del rodado. Luego se comunicó con la propietaria del lugar y ella decidió acudir a las autoridades para dar, tanto con los ladrones como con los elementos que faltaban en su obra.

En el caso intervino el personal de la Comisaría Sexta y del Comando Radioeléctrico. Los agentes, luego de tomar conocimiento de lo denunciado como sustraído y las características del rodado en el que los malvivientes circulaban, comenzó con rastrillajes que, luego de unos minutos, arrojó resultados positivos.

Fue en la esquina de las calles Estanislao López y Da Vinci, en el barrio Evita, donde los efectivos encontraron el rodado. Dentro del mismo estaba solo el conductor quien escuchó la pregunta con la que da inicio a esta nota y, luego de no poder acreditar la procedencia de los objetos, fue demorado.

Lo sustraído estaba tanto en el habitáculo como en el baúl del Tiida. Había desde un inodoro y un secarropas hasta herramientas y sachets de aditivo líquido inorgánico, elementos usados en la construcción.

El acusado, un hombre de 44 años, fue trasladado a la Comisaría Sexta y en el caso intervino el Juzgado de Instrucción de turno. El magistrado dispuso que cumplidos los plazos legales, recupere su libertad. Lo sustraído será entregado a la damnificada.

Fuente: La Opinión Austral

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email